Es un término que se ha escuchado mucho recientemente, sobre todo ahora que mucha más gente está teletrabajando y hay más usuarios conectados en internet. Su traducción literal sería “pescar” víctimas a través de internet con la técnica de “cebo-presa”.

El Phishing es un método de suplantación de identidad. Consiste en el envío de correos electrónicos o la redirección a un sitio web falso que imita a uno fiable para obtener información confidencial. Estos pueden ser datos como los de las tarjetas de crédito, las contraseñas o los números de cuentas bancarias. La técnica de los ciberdelincuentes consiste en hacerse pasar por tu banco, compañía eléctrica, telefónica (o cualquier otra que gestione datos personales) imitando su logo, el estilo de los correos electrónicos e incluso diseñando páginas webs de características muy parecidas a las originales.

Es un método que se utiliza desde hace años, por lo que los atacantes han tenido tiempo de ir perfeccionando la técnica e incorporando métodos más sofisticados a través de enlaces o páginas falsas que son casi idénticas a las originales.

¿Cómo protegerte ante el Phishing?

Si recibes un correo electrónico, un sms, o una llamada solicitando información personal de tu cuenta (como la clave de acceso) o que ingreses a tu cuenta a través de un link en dicho email o sms, sospecha de ello. Las entidades u organismos oficiales nunca te solicitarán información personal de ese tipo a través de estos canales.

Te damos algunos trucos para protegerte:

  • No hagas caso ni respondas a comunicaciones spam.
  • No reveles tu información personal o confidencial, como claves de acceso o contraseñas ni por teléfono ni a través del correo electrónico.
  • Verifica siempre la URL o el link de la página web y compárala con la web oficial de la identidad que dice contactar contigo (por ejemplo la primera que te aparece en Google con su nombre). En la mayoría de casos de Phishing, el estilo de la página web es una copia, pero no pueden hacer lo mismo con la dirección web o link (URL). Por eso es muy importante comprobarla, ya que a veces puede tener ligeras modificaciones en el nombre o tener un dominio diferente.
  • Si tu navegador web te avisa de que la página a la que quieres acceder no es segura, confía en él y no entres.
  • Si tienes dudas de que pueda ser real o no, contacta con la compañía o entidad en cuestión para verificar esa información antes de contestar a nadie.
  • Mediante las redes sociales (Facebook, Instagram o incluso Whatsapp) también te pueden llegar mensajes de Phishing. Desconfía de los mensajes enviados por desconocidos que te pidan ingresar en un link o que les des información personal.
  • Cambia las contraseñas a menudo y ten la costumbre de establecer contraseñas que combinen números, letras y caracteres.
  • Protégete antes de ser atacado. Las empresas y compañías deben tener especial cuidado para evitar fraudes. Contar con expertos en Ciberseguridad es fundamental para evitar ataques.
  • Si crees que has podido sufrir un ciberataque o un ataque de Phishing, informa a las autoridades competentes. Ellas te sabrán decir los pasos a seguir para denunciar el robo.

En MIB Grup te podemos asesorar en ciberseguridad e implementar sistemas de seguridad informáticos de primer nivel para que tus datos, ya estén en el escritorio o en la nube, queden debidamente protegidos. Contáctanos sin ningún compromiso al +34 972 714 030 o a través de nuestra web: https://mibgrup.com/contacto/