La implementación de CLOUD Computing en la empresa puede ser un proceso sencillo y, a la vez, complicado. En la actualidad disponemos de muchos tipos de nube, programas y servicios donde las empresas, según sus necesidades, escogen un servicio u otro. Para implementar un servicio CLOUD Computing, la empresa tiene que estar preparada para actualizarse. 

¿Cómo sé si mi empresa está preparada para una implementación de CLOUD Computing?

 Los sistemas en la nube llevan ya mucho tiempo con nosotros y a nivel usuario conocemos Dropbox o Google Drive. Sin embargo, en referencia a la computación en la nube, la situación es un poco distinta. La propia computación en la nube necesita muchos más recursos y conocimientos que los servicios dirigidos al usuario básico. Hay que valorar los procesos, aplicaciones o sistemas que se quieren llevar a la nube como la complejidad de los mismos.

Puede ser que la empresa esté completamente preparada para la nube, pero factores externos pueden hacer cambiar de opinión. La seguridad de los datos, la disponibilidad de las plataformas o la personalización de los sistemas son algunos de los aspectos que pueden hacerte pensar en el cambio.

¿Cómo se implementa el CLOUD Computing?

Muchas empresas se han decidido para implementar el CLOUD Computing en su empresa y otras han visto como su inversión se ha perdido por no haber tenido en cuenta distintos aspectos antes de realizar el proceso de implementación:

  1. Análisis de necesidad del CLOUD Computing. Nos haremos las preguntas pertinentes de: ¿Por qué queremos cambiar a la nube?, ¿Qué procesos saldrán beneficiados al cambio?, ¿Qué puedo trasladar en la nube?, ¿Es necesario el cambio o solo me actualizo tecnológicamente?
  2. Determinar qué quiero conseguir con la nube. Establecer unos objetivos a lograr con el cambio como determinar si quiero más capacidad, mejor estructura de procesos, o cambios en las maneras de trabajar. Mantener unos objetivos claros te harán tomar una mejor decisión.
  3. Calcular el coste. Es importante tener en cuenta el coste de la opción on-premise como la del CLOUD Computing y valorar las cifras reales que suponen el cambio.
  4. Comparación de proveedores y servicios. Intentaremos tener una amplia selección de proveedores y comparar todos los aspectos relevantes para el negocio como el precio, las funcionalidades, la formación, etc.
  5. Asignar recursos a la implementación del CLOUD Computing. A mayor tamaño del proyecto, más recursos tendrás que dedicar para que el proyecto vaya en buen camino.
  6. Acciones posteriores a la implementación. Hay que seguir de cerca los avances y los beneficios para concretar el ROI de la empresa. Tampoco podemos olvidar de que la formación del personal puede ser esencial para un aprovechamiento al 100% del sistema.

 En MIB Grup somos especialistas en servidores CLOUD y os podemos ayudar a hacer el cambio. Contáctanos sin ningún compromiso en: https://mibgrup.com/contacto/, o llámanos al +34 972 714 030.