¿Qué es el malware?

Todo el mundo ha oído hablar del malware alguna vez, pero mucha gente simplemente lo confunde con un tipo de software. Y la verdad es que se podría considerar así … Teniendo en cuenta que es un software perjudicial. De hecho, la misma palabra viene de «software malicioso”.

El término malware hace referencia a cualquier programa o código que es perjudicial para los sistemas informáticos, que se baja de manera involuntaria y menudo inconsciente, y que tiene la función de secuestrar, dañar o deshabilitar cualquier dispositivo electrónico. A menudo, se crea con la función de obtener dinero del usuario de forma ilícita, ya sea de forma automática o pidiendo una especie de «rescate»; aunque también tiene otras funciones como robar datos, cifrarlos o eliminarlos, alterar funciones básicas de los dispositivos o espiar la actividad del usuario sin el su consentimiento.

Y te preguntarás, ahora que se todo eso, ¿qué puedo hacer yo para evitarlo? Pues bien, en primer debes tener en cuenta el malware necesita de un componente vital para dañar tus sistemas: tu.

¿Qué tipos de malware existen?

Hay distintos tipos de malware con funciones diferentes, y conocerlos te puede ayudar a detectarlos mejor para saber por dónde pueden perjudicarte y qué se debe solucionar. Algunos de los más comunes són:

  • Adware: se suele instalar en los exploradores y su función es mostrar anuncios de forma intrusiva y prácticamente sin modo de cerrarlos.
  • Spyware: como bien dice su nombre, espía las actividades del usuario en secreto y sin permiso.
  • Virus: el más conocido, es un malware que se adjunta a otro programa y, cuando éste se ejecuta, se reproduce en otros programas del ordenador, infectándolos con su código.
  • Gusanos: similar a los virus pero se replica por si solo, sin necesidad de ser abierto, y puede escamparse por un sistema de tamaño mayor y causar grandes estragos.
  • Ransomware: bloquea el acceso del usuario a su dispositivo, cifrando sus datos y pidiendo un rescate. Actualmente es de los que están más en auge.
  • Rookit: proporciona al atacante los privilegios del administrador sin que este se de cuenta.
  • Troyano: también muy conocido y de los más peligrosos. Se suele presentar como un programa atractivo o útil, pero una vez en el sistema, los atacantes obtienen acceso completo no autorizado al dispositivo; pudiendo robar datos, instalar amenazas o cualquier otro tipo de práctica perjudicial.

¿Cómo lo evito?

Ahora que sabes que la descarga del malware está en tus manos, estáte a tento a los siguientes factores. Si detectas alguno de los siguientes parámetros, ¡ni te acerques! No cliques encima y evita a toda costa entrar en:

  • Los nombres de dominio que terminan con un conjunto extraño de letras después del punto. Si no termina con los universales (.com, .org, .es…), debe sonarte sospechoso.
  • Asegúrate de que tu sistema operativo, tus navegadores y sus complementos anti-malware estén siempre actualizados.
  • Si detectas algún funcionamiento extraño en tus dispositivos no lo pases por alto. Puede ser el indicio de malware y puede que aún estés a tiempo de eliminarlo sin complicaciones.
  • En caso de dispositivos móviles, no te bajes aplicaciones de páginas web o marketplaces que no sean los oficiales (Google Play Store o App Store). Desde los ajustes de Android, a seguridad, es posible bloquear las descargas de orígenes no oficiales.
  • ¡Cuidado con los correos electrónicos o mensajes de texto! Si desconoces su fuente, no lo abras.

 En MIB Grupo te asesoramos y nos encargamos de tu ciberseguridad mediante sistemas seguridad informática de primer nivel, para que tu información esté correctamente protegida. Pide más información sin compromiso llamando al +34 972 714 030 o mediante nuestra web:https://mibgrup.com/contacte/